Archivos de la categoría ‘OFERTA TERMICA MALAGA’


Español: CasaE, la Casa de la Eficiencia Energ...

Español: CasaE, la Casa de la Eficiencia Energética de BASF en Argentina (Photo credit: Wikipedia)

 

 

En un contexto de creciente preocupación por el ahorro energético, los edificios, responsables de cerca del 30% del consumo total de energía final de nuestro país, se ven en el punto de mira.

Con el objetivo de incentivar medidas de ahorro energético y reducción de las emisiones de CO2  dentro de la Unión Europea, se han desarrollado diversos estándares, etiquetas y certificados para las edificaciones, algunas obligatorias para los países miembros de la Unión, y otras voluntarias.

Certificación Obligatoria

De forma análoga a lo acontecido en otros países europeos, en 2007 se aprobó el Real Decreto 47/2007 relativo a la eficiencia energética de los edificios, que establece la obligación de poner a disposición de los compradores o usuarios de los edificios nuevos, o de aquellos que hayan sufrido reformas de cierta envergadura, un certificado de eficiencia energética. Este certificado deberá incluir información objetiva sobre las características energéticas de los edificios, de forma que se pueda valorar y comparar, con el fin de favorecer la promoción de edificios de alta eficiencia energética y las inversiones en ahorro de energía.

El objetivo era fomentar entre el público la difusión de esta información y, en particular, en el caso de las viviendas, que constituyen un producto de uso ordinario y generalizado, dar a conocer los diferentes productos puestos a disposición de los consumidores y usuarios, a fin de facilitar el necesario conocimiento sobre su uso, consumo y disfrute.

Con el fin de facilitar la interpretación, por parte de los consumidores, del certificado de eficiencia energética, se aprobó un distintivo común en todo el territorio nacional denominado etiqueta de eficiencia energética, parecido al de los electrodomésticos, que identifica a los edificios con una letra según su clase energética, siendo la A la que distingue a los edificios que consumen menos energía y emiten menos CO2, y la G la que distingue a los menos eficientes.

La medida, sin embargo, no ha tenido un reflejo en el parque de viviendas ni ha influido en el mercado debido a la coyuntura económica, ya que son muy pocos los proyectos en nuestro país que se han visado a partir de la entrada en vigor del mencionado Real Decreto.

Aunque con retraso respecto a gran parte de los países de nuestro entorno inmediato, se espera la aprobación inminente de un certificado análogo para los edificios existentes. De hecho, el proyecto de real decreto se puede consultar en la Web del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

En otros países donde  ya está implantada la certificación para edificios existentes, como Francia, por ejemplo, los portales inmobiliarios ya incluyen filtros para la búsqueda de ofertas de venta y alquiler de viviendas en función de su clase energética.

Certificados voluntarios

Hay varios sellos, certificados o estándares, de carácter voluntario. Algunos van mucho más allá de relacionar el certificado con el consumo energético y emisiones de CO2: también tienen en cuenta un menor consumo de agua, una menor generación de residuos durante la  construcción y el uso del edificio, la utilización de materiales ecológicos en su construcción, una relación respetuosa del edificio con el entorno inmediato, altas condiciones de confort para sus ocupantes, etc.

A parte de estas cuestiones, la diferencia fundamental con los certificados obligatorios, descritos en el apartado anterior, es que estos sellos o distintivos sólo se conceden a edificios que cumplen un elevado nivel de prestaciones energéticas, determinado por el propio estándar, mientras que los obligatorios se limitan a mostrar la clase energética del edificio, aunque sea una clase de muy bajas prestaciones como la “F” o “G”.

En España como en la mayoría de otras naciones de Europa y del Mundo existen al menos cinco organizaciones internacionales (en otros países algunos más) con grupos ya establecidos que de una forma u otra promueven la sostenibilidad en el mundo construido.

Cada uno de estos grupos tiene unos orígenes distintos tanto en el tiempo como en base a los grupos sociales que los han generado; industrias, empresas, organizaciones privadas, gobiernos multilaterales como la UE, nacionales, locales, regionales, funcionarios, burócratas, profesionales.
Cada uno de ellos tiene un sistema de Certificación de edificios distinto y que está basado y obedece a diversas y diferentes; misiones, visiones, principios, intereses económicos, políticos y de todo tipo.

Diversidad, variedad, planteamientos distintos, puntos de vista diferentes, formas distintas de pensar, el cómo afrontar soluciones distintas a mismos problemas, todo ello supone riqueza para las personas, el medio-ambiente, las empresas y el triple resultado final – Planeta, Personas, Beneficio.

Todos ellos aportan resultados positivos, cada uno de ellos desde su punto de vista y bajo sus intereses. Todos ellos contribuyen de una forma u otra a una mayor sostenibilidad en los campos de la construcción, inmobiliario y obra civil. De todos ellos; las personas, los ciudadanos, la industria, las empresas, el medio construido y el medioambiente se benefician de una forma u otra. Los promotores y empresas que realizan edificios sostenibles tienen la libertad de elegir el sistema que mejor se adecue a sus necesidades e intereses. Tienen variedad, tienen opciones, pueden elegir y eso supone una gran riqueza y un gran valor añadido para la industria, las personas y el medio-ambiente.

La aceptación, uso y utilización de estos sistemas de Certificación va a depender de como sean capaces de satisfacer las necesidades de las empresas y de los ciudadanos, como reduzcan el impacto en el medioambiente y como sean de rentables para los que los utilizan de una forma u otra. Estamos en una sociedad democrática, libre y abierta. Formamos parte de Occidente. Estamos en una economía occidental de mercado que se mueve por criterios de rentabilidad. Por tanto va  a ser el mercado el que va a decidir que sistemas son mas validos y cuales funcionan mejor para satisfacer las necesidades de la industria, las empresas, los requisitos de bienestar de los ciudadanos, el impacto en el medioambiente y la rentabilidad para todos ellos.

Dentro de las certificaciones voluntarias, podemos encontrar las siguientes:

  • LEED:

LEADERSHIP in ENERGY in ENVIRONMENTAL DESIGN es el estándar en construcción sostenible con mayor prestigio en todo el mundo. Se basa en un sistema de puntuación que mide el nivel de respeto medioambiental y de salud de los edificios y que ha sido desarrollado por el US Green Building Council (USGBC). El certificado LEED se estructura en 5 categorías principales:

  1. EMPLAZAMIENTO, que mide el impacto que tiene la selección de un emplazamiento concreto sobre el medio ambiente local.
  2. GESTIÓN DE AGUA, que incluye la integración de tecnologías y estrategias para reducir la cantidad de agua potable consumida en el edifico.
  3. CALIDAD AMBIENTAL INTERIOR, que tiene en cuenta el uso de luz natural, criterios de confort térmico, acústico, ventilación y otros aspectos que inciden sobre la salud ambiental de un espacio.
  4. MATERIALES, que promueve las prácticas de reducción de deshecho de la construcción, de reciclado doméstico así como el uso de materiales reciclados o rápidamente renovables para la construcción.
  5. ENERGÍA Y ATMÓSFERA, que mide la eficiencia y comportamiento energético del edifico y que promueve la integración de energías renovables.

Dentro de cada una de estas 5 categorías hay créditos o puntos para el cumplimiento de objetivos específicos. LEED v3.0, la última actualización, incluye un máximo de 100 puntos y, en función de los puntos conseguidos, permite alcanzar 4 niveles de certificación: Certificado, Plata, Oro o Platino, la máxima categoría.

  • BREEAM:

Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology es el método de evaluación y certificación de la sostenibilidad de la edificación líder en el mundo y técnicamente más avanzado, con una trayectoria de más de 20 años en el mercado de la edificación sostenible, contrastado con más de 200.000 proyectos certificados, y una red de más de 4.700 asesores independientes reconocidos.

BREEAM se corresponde con un conjunto de herramientas avanzadas y procedimientos encaminados a medir, evaluar y ponderar los niveles de sostenibilidad de una edificación, tanto en fase de diseño como en fases de ejecución y mantenimiento, contemplando las particularidades propias de cada una de las principales tipologías de uso existentes (vivienda, oficinas, edificación industrial, centros de salud, escuelas, etc.).

BREEAM evalúa impactos en 10 categorías (Gestión, Salud y Bienestar, Energía, Transporte, Agua, Materiales, Residuos, Uso ecológico del suelo, Contaminación, Innovación) permitiendo la certificación de acuerdo a distintos niveles de sostenibilidad, y sirviendo a la vez de referencia y guía técnica para una construcción más sostenible.

  • VERDE:

 

 

La Certificación GBCe–VERDE reconoce la reducción de impacto medioambiental del edificio que se evalúa comparado con un edificio de referencia. El edificio de referencia es siempre un edificio estándar realizado cumpliendo las exigencias mínimas fijadas por las normas y por la práctica común.

GBCe utiliza para la evaluación del impacto ambiental evitado por los edificios la metodología de evaluación conocida como VERDE que establece un total de 6 Niveles de Certificación que permiten reconocer de forma diferenciada los méritos medioambientales de cada uno de los proyectos que solicitan la certificación.

 

  • PdC:

 

 

Perfil de calidad es una marca de carácter voluntario creada por el Instituto Valenciano de la Edificación que reconoce que los edificios de vivienda con distintivo Perfil de Calidad. Se evalúa la calidad de los edificios de una manera similar a la clasificación de hoteles que se realiza mediante estrellas, o a la de restaurantes, mediante tenedores.

El Perfil de Calidad analiza el edificio para conocer sus niveles de calidad respecto a estos requisitos: ahorro de energía, uso sostenible de recursos naturales, protección frente al ruido, accesibilidad al medio físico y funcionalidad de los espacios.

  • Q Sostenible:

 

 

Q-Sostenible es un sello de certificación cuya finalidad es ordenar y legitimar como sostenibles las empresas, edificaciones y urbanizaciones, garantizando que las mismas han minimizado el impacto ambiental y que se han regido por criterios de construcción bioclimática y calidad integral. Las ventajas ligadas a la certificación Q-sostenible son, ante todo, la confirmación del valor ambiental añadido, la reducción en el consumo de recursos y la mejora de las condiciones de salud y bienestar. Lo que, paralelamente, supone una ventaja competitiva para la empresa que ejecuta el proyecto.

 

 

  • Passivhaus:

 

De origen alemán, es quizá la más conocida en Europa. Se basa en levantar construcciones que cuenten con gran aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones, y una máxima calidad del aire interior, además de aprovechar la energía del sol para una mejor climatización,reduciendo el consumo energético del orden del 70% sobre las construcciones convencionales.

  • Sello ACESE:

 

La Asociación ASECE pone a disposición de todos los Agentes de la Edificación el primer Sello de Calidad exclusivo para la Edificación.

 

 

La Asociación ASECE dispone de un Reglamento de Uso adaptado integramente a lo regulado por la Ley de Ordenación de la Edificación 38/1999 (LOE), así como por el Código Técnico de la Edificación, publicado en el Real Decreto 314/2006.

 

 

 

  • Minergie:


Minergie es un standard suizo cuyas directrices sirven para reducir el consumo de energía y el nivel energético de los edificios. Se puede aplicar tanto a edificios nuevos, como en el caso de rehabilitaciones. Quizá por eso es el que mayor alcance internacional ha tenido, contando actualmente con cerca de 20.000 edificios certificados en todo el mundo.

  • Energy-plus Building

Una casa de energía-plus es un edificio que produce más energía de la que consume. Esta norma será obligatoria para todos los edificios nuevos a partir de 2020 en Europa.

  • HQE®

“La Haute Qualité Environnementale” o Alta Calidad Medioambiental es otro estándar francés para edificios verdes.

HQE ® es un enfoque que conduce a una certificación que aprueba el examen de las cuestiones ambientales en la construcción de un edificio. Este enfoque se divide en 14 metas distribuidas en 4 familias, y cada objetivo en sí se descompone en una serie de objetivos parciales, alcanzando un total de 52 temas tratados.

Anuncios

Solarpark Altötting/Oberkastl - Windwärts Ener...

Solarpark  intersun projects Romania

Rumanía es un mercado emergente muy prometedor para las inversiones en energía fotovoltaica entre los países de Europa sudoriental, de acuerdo con las perspectivas del mercado fotovoltaico Rumania 2012, emitido por el INEA Consulting Ltd. Con la introducción de mecanismos de apoyo en la ley en 2008, y sus modificaciones posteriores en 2010, 2011 y 2012, el mercado fotovoltaico del país se espera que despegue en los próximos años.

Hasta la fecha, Rumania cuenta con una capacidad fotovoltaica instalada acumulada de sólo 2 MWp. Sin embargo, a finales de este año, este podría crecer hasta alcanzar 81 MWp, si se tiene en cuenta el mejor de los casos del informe Inea Consulting. Mientras tanto, el valor de mercado de PV se espera un aumento de € 5,2 millones en 2011, a alrededor de € 129,6 millones a finales de 2012.

En la actualidad, seis certificados verdes se otorgan por cada MWh de electricidad producida a partir de plantas de energía solar hasta 1 de enero de 2014. Para el período de 2008 a 2025, un certificado verde puede ser objeto de comercio en 2012 para entre € 27/MWh y 55/MWh €. Estos valores se ajustan anualmente por ANRE regulador energético de acuerdo con el índice de inflación promedio anual, que se calcula por Eurostat.

Riesgos

A medida que el sector fotovoltaico rumano es muy joven, hay una serie de riesgos presentes. Por ejemplo, el número actual de certificados verdes para plantas de energía solar se considera atractivo para muchos inversionistas. Como tal, la compra especulativa de licencias de nueva generación es una amenaza y podría afectar negativamente a los agentes del mercado a largo plazo.

Por otra parte, piezas faltantes o poco clara de la legislación podría resultar en el retraso de las licencias para los proyectos. Y, la saturación de la red en Dobrogea y otras áreas, debido al rápido desarrollo de la industria eólica en el país, podría presentar obstáculos para los desarrolladores de proyectos fotovoltaicos.

A pesar de ello, tanto el gobierno rumano y Photovoltaic Industry Association (PRAI) han desempeñado un papel clave en el establecimiento de un mercado de energía solar en el país mediante la organización de reuniones con los representantes de los gobiernos, desarrolladores e inversionistas, por ejemplo.

En general, el pronóstico para el mercado fotovoltaico rumano es positivo. Se espera que los conductores del mercado a finales de 2013 será de grandes proyectos de más de 1 MWp, entre ellos la azotea e instalaciones industriales. Mientras tanto, en el Q4 de 2012, el primer motivo montado plantas fotovoltaicas de potencia superiores a 5 MWp están programados para iniciar la operación.

La legislación secundaria, que beneficiará a las instalaciones por debajo de 1 MWp no existen todavía, pero está en discusión entre las instituciones gubernamentales. En concreto, la posibilidad de una remuneración adicional y el aumento de precios de los certificados verdes para instalaciones residenciales por debajo de 30 kWp se está considerando.

Combinación de energías renovables

Rumania cuenta con una cartera equilibrada de instalaciones de generación de energía, incluida la nuclear, hidroeléctrica, carbón y plantas de gas como combustible. De acuerdo con los estudios realizados por el Ministerio rumano de Economía, Comercio y Medio Ambiente de negocios, tendrá un adicional de 20 GW de capacidad para el año 2035, con el fin de satisfacer la creciente demanda de electricidad, para de-carbonizar el sector eléctrico y sustituir el poder envejecimiento instalaciones de generación.

Las energías renovables son una opción lógica para esta de-carbonización. Notable desarrollo del sector eólico en Rumanía en los últimos dos años ha demostrado que esto es posible. Ahora es el turno solar.

El objetivo principal de Rumania es asegurar el cumplimiento con la energía renovable objetivos obligatorios según lo establecido en el marco de la Directiva 2009/28/CE relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables para el año 2020.

El país ha dado pasos importantes para alcanzar los objetivos para 2020 fijados por el gobierno en 2007, ya nivel nacional la estrategia energética rumano para el período de 2007-2020, aprobado por el Gobierno, establece el nivel de los objetivos nacionales en materia de las acciones de la electricidad generada a partir de fuentes de energía renovables en el consumo final de la generación de energía eléctrica renovable.

Editado por Becky Beetz.

Ilko Iliev es el CEO de Inea Consulting, una empresa de energía renovable consultivo con sede en Varna, Bulgaria, y con puntos locales en Austria, Alemania, Reino Unido, Italia, Francia y Dubai.

Read more: http://www.pv-magazine.com/news/details/beitrag/investment-interest-in-romanian-pv-market-increases_100008903/#ixzz2ChSAPzrs


No todas las energías renovables son utilizables directamente por los edificios. Así, hemos de excluir, la energía eólica, la energía fotovoltaica, la hidráulica o los biogases que como fuentes renovables se utilizan para generar electricidad, si bien en casos muy aislados se pueden utilizar con fines domésticos. Las energías renovables para edificios se sintetizan básicamente en tres: la biomasa, la geotermia y la solar térmica. Estas energías son las que nos proveerán de calor, y en el caso de la geotermia de frío y calor. Biomasa La energía procedente de la biomasa es versátil, ya que sirve para producir electricidad, calor o carburante y contrariamente a la electricidad es almacenable. Su utilización en los edificios se ve condicionada por la existencia de fabricantes de pellet (residuos de madera prensada), con la calidad adecuada. A estos aspectos se ha de añadir las posibilidades que ofrece el edificio para su utilización. En nuestro país, existen pocos fabricantes de pellet dada la inexistencia de explotaciones de cultivos para la biomasa. La utilización de este tipo de combustible se produce en mayor medida en el entorno rural, para aplicaciones como la calefacción y agua caliente sanitaria. Recientemente la biomasa ha sido noticia, por las declaraciones del premio Nobel de Química, Hartmut Michel, en referencia a la no neutralidad de las emisiones de CO2 de la biomasa, ya que siempre se ha defendido que el CO2 emitido por la combustión de la madera libera la misma cantidad de gases que los que absorbe el proceso de fotosíntesis de crecimiento de una planta. Para Michel, los combustibles de origen vegetal no son una buena opción para parar el cambio climático, puesto que no ahorran emisiones de CO2 y además contribuyen a la deforestación del planeta . Este aspecto , también fue noticia en la cumbre de Bali. Solar térmica. La tecnología térmica solar está a punto de llegar a su madurez. Esta tecnología intentó hace unos años, ser competitiva en la calefacción doméstica, principalmente en nuestro país. Las causas del poco éxito han sido: primero, la radiación solar es inversamente proporcional a las necesidades de calefacción de una vivienda, en segundo lugar, otro factor determinante ha sido su elevado coste motivado por la fuerte inversión inicial además del un elevado coste de mantenimiento de la instalación. Actualmente la energía térmica solar se utiliza básicamente en aplicaciones de agua caliente sanitaria, y es de obligado cumplimiento para las nuevas construcciones. Geotermia La energía geotérmica de alta entalpía o gran profundidad se utiliza para generar electricidad. El calor geotérmico de baja entalpía (poca profundidad) se utiliza para aplicaciones domésticas y en el sector terciario. Las bombas de calor de nueva generación utilizan intercambiadores de calor instalados a unos 100 metros bajo tierra y de esta manera se aprovecha la energía solar almacenada naturalmente en la corteza terrestre. Suecia, Alemania, Suiza, Austria y Francia han desarrollado planes nacionales para potenciar esta aplicación. Dado el sentido reversible de la bomba de calor (puede dar calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria), hace que sea considerada como una energía con gran futuro en los países de clima más continental: en este caso España es uno de los países pioneros en el sistema de reversión. Podemos considerar el subsuelo a pequeñas profundidades como fuente de calor (energía), totalmente renovable e inagotable. Mediante un sistema de captación adecuado y una bomba de calor geotérmica, se consigue transferir calor de esta fuente de 15 grados (subsuelo) a otra de 50 grados, para ser utilizada en la calefacción y/o para agua caliente sanitaria. Este sistema de climatización es altamente ecológico puesto que no hay ninguna combustión y por tanto sin emisiones de CO² La eficiencia del sistema representa en el proceso un ahorro de más del 75% de los KW consumidos a los KW aportados. Esta eficiencia es un 50% más grande que los sistemas tradicionales de refrigeración con bombas de calor.


http://www.mityc.es/energia/desarrollo/EficienciaEnergetica/RITE/Reconocidos/Paginas/IndexDocumentosReconocidos.aspx Están disponibles algún documento de consulta como el de preguntas y respuestas del nuevo RITE donde quizá exista alguna respuesta del Ministerio de Industria a alguna duda sobre alguna instrucción técnica o artículo: http://www.mityc.es/energia/desarrollo/EficienciaEnergetica/RITE/Documentos/Paginas/DocumentosInteres.aspx Previo a ser documento reconocido los documentos pasan una etapa de exposición pública y requerimiento de aclaraciones, en este enlace los puedes ver: http://www.mityc.es/energia/desarrollo/EficienciaEnergetica/RITE/propuestas/Paginas/propuestas_reconocidos.aspx


Hagamos de la Eficiencia Energética una filosofía de trabajo para mejorar de forma continua los rendimientos de las instalaciones térmicas, promoviendo hábitos de consumo razonables, explotando las instalaciones dentro de unos valores de confort y habitabilidad, realizando un mantenimiento preventivo eficaz, proponiendo mejoras que provocen una disminución progresiva del consumo energético, de tal manera que las instaciones funcionen de un modo seguro, reduciendo sus emisiones contaminantes al medio ambiente, y mejorando la calidad del aire exterior, y consecuentemente, el aire interior de los recintos habitados. En nuestras manos está tanto nuestro futuro como el de las próximas generaciones. Trabajemos de un modo colectivo, e individual, para mejorar el medioambiente, pues hasta las pequeñas decisiones de cada usuario de una instalación, provoca una suma de grandes esfuerzos colectivos en favor de un mejor medioambiente. Aumentando el uso de las fuentes energéticas renovables (energía solar térmica y fotovoltaica, biomasa, geotérmia, etc), disminuiremos nuestra dependencia de fuentes energéticas convencionales que utilizan combustibles fósiles, que no se renuevan a corto y medio plazo, y que provocan el deterioro del medio ambiente, además de disminuir nuestras reservas mundiales de dichas fuentes energéticas,. Ademas debemos evitar el calentamiento y el efecto invernadero del planeta, con las consecuentes alteraciones climáticas y subidas de la temperatura media de la Tierra. Las fuentes enegéticas renovables son de libre disposición y limpias (no aumentan las emisiones de CO2). La biomasa tiene un ámbito local y evita la dependencia energética Española de otros paises. Tiene grandes beneficios como es la limpieza de montes, aprovechamiento de residuos agrículas, y, algo tan necesario, como es la creación de empleo. También hemos de utilizar Energías Residuales disponibles en los procesos industriales, agrícolas, e incluso, domésticos. No debemos desperdiciar, y “tirar” energía que puede ser aprovechada para distintas aplicaciones. Por ejemplo, utilizando el calor de los humos para precalentar el agua (economizadores), utilizar calderas de condensación a las que haremos trabajar a la menor temperatura de trabajo posible para aumentar sus prestaciones energéticas. Interesante es la cogeneración, por ejemplo, producir electricidad con un generador, y aprovechar el calor de los humos para el calentamiento de un fluido térmico que se aprovechará en la instalación térmica. La instalación térmica debe minimizar cualquier consumo energético complementario, como puede ser el consumo eléctrico de bombas y ventiladores. Seleccionaremos los equipos de transporte que para un determinado caudal y presión, consuman menor energía eléctrica. Se estudiará la posiblidad de utilizar equipos de transporte modulantes, o sea, que cuando se precise un caudal mayor trabajarán consumiendo el máximo de potencia, pero cuando se precise transportar caudales inferiores, funcionen a menores revoluciones, provocando una disminución de su consumo eléctrico. Diseños de instalaciones de calefacción con suelo radiante son verdaderamente interesantes pues ayudan a mejorar el aislamiento de cualquier recinto, conseguimos tener una mayor temperatura media radiante al tener una gran superficie a mayor temperatura que el ambiente, se logra tener el suelo calefactado, por tanto la persona tiene una buena sensación de confort (piernas calientes y cabeza fría), que en general provoca que a menor temperatura ambiente, misma sensación de confort. En una vivienda, 20 ºC en una instalación de suelo radiante, equivalen a 22 ºC en una instalación con radiadores. Hemos de recordar que cada ºC que aumentamos la temperatura ambiente provoca un aumento del consumo energético, que puede ser estimado en 5-7 %, y viceversa. Además del aislamiento acústico que provoca el porexpan colocado en el suelo. En resumen, debemos hacer todos los esfuerzos a la hora de diseñar, montar, mantener y explotar una instalación térmica, con la finalidad de mejorar la eficiencia energética de las instalaciones.


El reto de los edificios de alta eficiencia 23 de abril de 2012 El 40 % del consumo total de energía en la Unión corresponde a los edificios. El sector se encuentra en fase de expansión, lo que hará aumentar el consumo de energía. Por ello, la reducción del consumo de energía y el uso de energía procedente de fuentes renovables en el sector de la edificación constituyen una parte importante de las medidas necesarias para reducir la dependencia energética de la Unión y las emisiones de gases de efecto invernadero. Por eso Europa adoptó la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 19 de mayo de 2010 relativa a la eficiencia energética de los edificios. Esta Directiva supone que antes del 31 de diciembre de 2020, todos los edificios nuevos sean edificios de consumo de energía casi nulo, y que después del 31 de diciembre de 2018, los edificios nuevos que estén ocupados y sean propiedad de autoridades públicas sean edificios de consumo de energía casi nulo. Con esta situación, el Grupo Tecma Red, a través de sus portales Construible y Eseficiencia, y Solar Decathlon Europe-Ministerio de Fomento, organizan el I Congreso de Edificios de Energía Casi Nula (Madrid, 7 y 8 de mayo, éste último día coincidiendo con la I Semana Internacional de la Construcción -Veteco + Piedra + Construtec) y que cuenta con el apoyo institucional y la colaboración de IFEMA, IDAE, CSCAE y COAM. El I Congreso de Edificios de Energía Casi Nula, pretende ser un foro de reflexión para abordar las implicaciones que tendrá para el sector de la arquitectura, la construcción y los servicios relacionados, la adopción de esta Directiva relativa a la Eficiencia Energética de los Edificios. La eficiencia energética de los edificios gana peso en nuestra sociedad.


En comparación con la capacidad instalada en Europa, España “solo” aporta un 9 % del total instalado versus un 33 % del mercado alemán, país que cuenta con unos niveles de irradiación solar menores a los de España.

Para el 2011 las previsiones por parte de ASIT no son muy alentadoras, más que nada por su dependencia directa de la construcción, sector inmerso en una profunda crisis, donde solo se estima el inicio de 150 mil viviendas en el año, en contraste con las 560 mil viviendas construidas 3 años atrás. Es por ello que las previsiones no son optimistas debido a que el crecimiento del sector de la energía solar térmica depende de la nueva edificación y de los programas de ayuda de las Comunidades Autónomas, los cuales continuarán decayendo otro año más.

PROPUESTAS PARA UN FUTURO MEJOR…

La ASIT ha propuesto una serie de medidas que ayudarían a cambiar la tendencia negativa de los últimos años y de esta forma potenciar al sector de la energía solar térmica en un futuro cercano.

Posibilidad de ampliar el alcance fijado en el Código Técnico de Edificación, más allá de su obligatoriedad, en el sentido de incorporar nuevas aplicaciones como ser la climatización y apostar fuertemente por la rehabilitación.
Mayor relación e incentivos a percibir por parte de las Empresas de Servicios Energéticos (ESE’s) de forma que permita un mayor desarrollo del sector.
La exigencia de mayor eficacia en los programas de ayudas públicas fomentando la eficiencia (o energía útil generada) de las instalaciones, en vez de ayudas al metro cuadrado, como en la actualidad.
La apertura de nuevos mercados, como el de los Grandes Consumos de Calor mediante el establecimiento de un modelo de “Régimen Especial”.
Y por sobre todas las cosas, el poder contar con un marco regulatorio estable que valore equitativamente la madurez y capacidad de la tecnología solar térmica.
En resumen, si bien la energía solar térmica aporta indudables ventajas, es fundamental que el sector disponga de un sistema regulatorio estable, lo que apoyaría un mayor desarrollo de la tecnología y así tender a la reducción de sus costes de operación, asegurando para los próximos años, el crecimiento de la potencia solar térmica instalada en España.


Human Chronos, empresa de selección de personal, precisa para multinacional de energía solar térmica, a un INSTALADOR DE ENERGIA SOLAR TÉRMICA para Málaga, quién se responsabilizará de dichas instalaciones.

Buscamos a un profesional con experiencia de al menos 4 años en puesto similar en instalaciones de energía solar. Imprescindible dominio del inglés a nivel conversación y conocimientos ofimáticos, siendo muy valorable el poseer el carnet de instalador.

A quien reúna estos requisitos se le ofrece la incorporación a una empresa que le aportará desarrollo y estabilidad profesional, con salario a determinar según valía aportada.

Interesados, enviar CV a
seleccion@humanchronos.com
indicando esta referencia: REF.138SITM.